miércoles, 21 de diciembre de 2016

Paso a paso de cómo armar un cuello camisero





Es quizás el cuello por excelencia, el más aplicado en las prendas, pero a pesar de ello su armado requiere algunos pasos que  suele ser complicado para quienes se inician en la costura.
Por eso, hemos creado un paso a paso en el que se indican detalladamente cada posicionamiento y costura.

El cuello camisero se compone de 4 piezas, 2 de caída y 2 de pie, y se le suele sumar una pieza más de caída cortada en entretela para lograr su firmeza característica.



Luego de cortar las 5 piezas en tela, procedemos a ubicar una de las piezas de caída con el derecho hacia arriba. Por encima de esta se ubica la segunda pieza de caída enfrentando el derecho.
Y, antes de coserlas entre sí, se coloca la tercera pieza de caída, la entretela.


Ahora sí, se sujetan las tres piezas juntas y se cosen dejando el lado más angosto abierto. Recuerden que todas las costuras deben ser rectas, con un largo de puntada de 2 o 3.

En las esquinas se cortan los restantes de tela con pequeños piquetes.




Esta pieza completa se gira hacia el derecho y plancha. El calor hará que la entretela empiece a hacer su función.
Ahora se ubica un pie con el derecho hacia arriba, con los extremos curvos hacia abajo.


Por encima se ubica la caída ya lista, siempre del lado derecho. Y por arriba de ésta el otro pie con el derecho hacia adentro, y la entretela.





Se sujetan ambos pies junto la caída con alfileres. Esta costura se puede hilvanar y luego coser, o bien ubicar los alfileres atravesados e ir directamente a la máquina.
Una vez hecha la costura, giramos el pie de cuello hacia abajo, quedando así la pieza completa del lado derecho.



Lo siguiente es planchar toda la pieza y asentar la última unión con un pespunte por encima del pie.