lunes, 5 de diciembre de 2016

La importancia de la elección de la tela





Cinco consejos para ir a la tienda


Si nuestro hobbie es coser, confeccionar nuestra propia ropa en casa nos llena de satisfacción. Al principio, cuando recién entramos este universo de hilos, puntadas y telas, las prendas no suelen quedar como las del mercado, y la razón es sin duda, la práctica,  que como en todo, es la que mejora los resultados. Pero hay otro punto que no es menor, y está lejos de los años que tengamos cosiendo, y es ni más ni menos que la elección de la tela.
Más allá del hecho conocido de que cada prenda requiere un tejido diferente,  existe una variable muy importante en las texturas, y claro, en los estampados.
La realidad es que es hartamente difícil encontrar las mismas telas, con la calidad que las de las grandes marcas. Y en este punto, aunque parezca menor, hace grandes diferencias entre las expectativas y los resultados.
Por eso es importante ser muy detallistas. La gran oferta de telas en esas grandes casas llenas de rollos de colores nos pueden marear, y si el vendedor/a no tiene paciencia quizás no termina de entender qué es lo que queremos, y lo más probable es que compremos algo totalmente diferente a lo que imaginábamos en un principio.
Para evitar esas pequeñas frustraciones, el primer punto recomendable es tener bien en claro cómo queremos que prenda sea al tacto y  una vez en la tienda tocar la tela por varios segundos, o lo que sea necesario, hasta saber que es la correcta.
Segundo, imaginar de antemano la prenda terminada, incluso los colores. Este detalle hará que no dudemos y nos desviemos de nuestros objetivos
Tercero, lo barato suele salir caro, quizás la tela es muy suave pero a la vez demasiado fina o translúcida. Cuarto, si tienes en mente un estampado en particular y no encuentras ni uno parecido, elige el que te imaginas que quedará mejor en la prenda y que no te canses de ver  (los estampados suelen aburrirnos fácilmente). Quinto, y última regla incorruptible: asegurate de llevar unos centímetros de más en caso de que la tela prometa encoger.